Fomento acondiciona y mejora la seguridad vial en la carretera que une Alcantarilla con Molina de Segura

La actuación consiste en la reconstrucción del muro de sostenimiento de la vía y en el refuerzo del firme de la carretera hasta el cruce de Puebla de Soto.

El director general de Carreteras, José Antonio Fernández, acompañado por el alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía, visitó las obras de adecuación y mejora de la seguridad vial que se están realizando en la carretera RM-560, que comunica los municipios de Alcantarilla y Molina de Segura.

José Antonio Fernández señaló que el objetivo de estas nuevas obras, valoradas en unos 50.000 euros, es mejorar de manera sustancial las condiciones de un tramo de esta vía. Por un lado, se está ejecutando una obra de emergencia, a la altura del punto kilométrico 9, que sufrió el desmoronamiento de una parte del muro de piedra mampuesta, ubicado en el margen derecho de la vía, que ocasionó un estrechamiento de la misma y dejó parte de la plataforma en voladizo.

Esta obra se completará con un refuerzo del firme de la carretera hasta el cruce de Puebla de Soto, un compromiso, junto con el arreglo de la RM-29 que conecta el Camino de los Soldados con el Polígono Industrial Oeste y el barrio de Las Tejeras, que adquirió el pasado mes de septiembre el consejero de Fomento e Infraestructuras, Francisco Bernabé, con el alcalde Joaquín Buendía en su visita a la localidad.

El director general explicó que “se ha actuado de forma inmediata” en la carretera para dar solución a una situación que, además, “contaba con el agravante de que dicho muro protege la carretera de la acequia de Barreras, que discurre en paralelo, y con su desaparición se quedaba el talud desprotegido”.

La actuación la están llevando a cabo técnicos de la Consejería de Fomento e Infraestructuras, y consiste principalmente en la reconstrucción del nuevo muro. Asimismo, se definirá la cota de cimentación de acuerdo a las dimensiones del muro, con una profundidad mínima de un metro, y el fondo se ejecutará con una contrainclinación respecto a la horizontal, para incrementar la seguridad.

Para la protección del muro se instalará una geomembrana o láminas poliméricas impermeables, que estarán ancladas en el suelo mediante una sujeción con hormigón en coronación y base.