Desde ayer Alcantarilla cuenta con la nominación “Párroco D. Luis Martínez Mármol” a una de sus calles, junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción

Desde ayer Alcantarilla cuenta con la nominación “Párroco D. Luis Martínez Mármol” a una de sus calles, junto a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción

Antes del descubrimiento de la placa el Obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, ofició una Misa a su memora y posteriormente junto con el alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía y resto de autoridades acudieron al acto en la misma

Ayer en la festividad de San Luis, fecha en la que se cumplían dos años de su fallecimiento, el que fuera párroco de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, D. Luis Martínez Mármol, precisamente en el día de su onomástica, los vecinos de Alcantarilla tributaron un reconocimiento por sus 19 años al frente de la misma.

Previamente en dicho templo, repleto de feligreses, autoridades civiles y militares, presidentes de hermandades y cofradías de nuestra ciudad, asistieron la Santa Misa que presidió el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Monseñor Lorca Planes, concelebrando con el Secretario General y Canciller de la Diócesis, Tomás Cascales y el párroco Manuel Guillén, junto con otros sacerdotes.

En la misma también estuvieron el alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía, acompañado de varios miembros de la Corporación Municipal y la senadora alcantarillera, Nuria Guijarro.

A la finalización de la Misa, tremendamente emotiva por las múltiples referencias de cariño, recuerdos y comentarios sobre la vida pastoral del homenajeado, con familiares allí presentes, la práctica totalidad de los asistentes acudieron a descubrir la placa que da nombre a la calle “Párroco D. Luis Martínez Mármol”, llevada a cabo por una cuñada del finado, junto con Monseñor Lorca Planes y el alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía.

Para la ocasión un grupo de músicos de la Banda de la Asociación de Amigos de la Música de Alcantarilla, junto con el Coro Parroquial de la Iglesia de la Asunción, llevaron a cabo una serie de interpretaciones musicales, que se unieron a las palabras del Alcalde y las del Obispo.

La propuesta de esta nominación de calle, vino avalado por cientos de firmas de vecinos que con la dirección del párroco Manuel Guillén, las elevaron al Ayuntamiento de Alcantarilla, siendo el Pleno de la Corporación Municipal de 27 de julio de 2017, quién lo aprobara.
Para la dedicación de una calle al Párroco D. Luís Martínez Mármol, aparte del afecto y cariño que le refirieron en el escrito de recogida de firmas los vecinos, destacaron su trayectoria en general en su ministerio sacerdotal y en particular el ejercido como párroco diocesano en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de nuestro municipio desde el año 1997 hasta la fecha de su muerte en el año 2016. Ostentando el cargo de Arcipreste de Alcantarilla desde el año 2010 hasta su fallecimiento.

D. Luis Martínez Mármol, nació en Molina de Segura el 8 de julio de 1940. El 11 del mismo mes fue bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de la misma localidad. A los 13 años, ingresó en el Seminario Menor de San José, pasando posteriormente al Seminario Mayor de San Fulgencio, donde realizó los estudios de Filosofía y Teología. El 25 de septiembre de 1965 fue ordenado sacerdote en la iglesia parroquial de San Andrés de Murcia, por Mons. Pablo Barrachina y Estevan, Obispo de Orihuela y Administrador Apostólico de Cartagena.

Desde el momento de su ordenación desempeño los siguientes cargos: Coadjutor de la Parroquia de El Salvador de Jumilla (1965-1969). Durante su estancia en Jumilla se le nombró, además, encargado de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de la Alquería y Fuente del Pino (1967-1969). Cura ecónomo de la Parroquia de Santa Bárbara de Archivel (1969-1071). De 1971 a 1972 prestó servicio religioso al Ejército realizando el Servicio Militar. Cura ecónomo de la Parroquia de San José de Abanilla (1972-1980).

Durante su estancia en Abanilla desempeñó el cargo de profesor del Instituto Poeta Julián Andújar de Santomera (1978-1980). Cura ecónomo de la Parroquia de Nuestra Señora de la Salceda de Las Torres de Cotillas (1980-1997) encargándose, además de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Las Torres de Cotillas durante algunos años (1984-1988). También durante estos años fue profesor del Instituto Salvador Sandoval de Torres de Cotillas (1985-1988) y Párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Alcantarilla (desde 1997 hasta su fallecimiento el 21 de junio de 2016).

También había desempeñado diversos cargos diocesanos, destacando los siguientes: Vicario Episcopal de la Vicaría Pastoral Suburbana I (1999-2010). Durante este tiempo perteneció a todas las comisiones propias del cargo. Arcipreste del Campo de Caravaca (1970-1971). Arcipreste de Fortuna (1973-1980). Arcipreste de Molina de Segura (1980-1983). Arcipreste de Alcantarilla (2010 hasta su fallecimiento). Miembro del Consejo Presbiteral (1970-1971; 1973-1976; 2012 hasta su fallecimiento) y Miembro del Colegio de Consultores (2011 hasta fallecer).

Cuando llegó en el año 1997 haciéndose cargo de la Parroquia Nuestra Sra. de la Asunción de Alcantarilla, dirige de forma activa las obras para la construcción de los salones parroquiales destinados a la acción catecúmena, así como lo de remodelación de la Capilla de la Comunión, lleva a cabo mejoras en el interior en materia de equipamiento como la renovación de las bancadas y la iluminación interior de la parroquia.

Fue quien dirigió la Escuela Guardería Infantil de Nuestra Sra. de la Asunción y que acogía a los hijos de familias con dificultades y que necesitaban del apoyo en el cuidado de sus hijos para poder trabajar. Esta escuela desaparece cuando son las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús quienes se hacen a cargo de la Guardería Municipal. A él también se le debe el que fuera quién regularizara toda la documentación referente a los terrenos que ocupa la actual Parroquia de Nuestra Sra. de la Asunción y que había sido cedido muchos años atrás por una noble familia de la villa y que se encontraban sin formalizar.