La consejera de Turismo y Cultura visita las obras de recuperación y adecuación del entorno del Puente de las Pilas y el conjunto de la Noria y Acueducto en Alcantarilla

La consejera de Turismo y Cultura visita las obras de recuperación y adecuación del entorno del Puente de las Pilas y el conjunto de la Noria y Acueducto en Alcantarilla

La consejera de Turismo y Cultura del Gobierno regional, Miriam Guardiola, acompañada del alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía, han visitado las ya prácticamente finalizadas obras de recuperación y adecuación del entorno del Puente de las Pilas y el conjunto de la Noria y Acueducto de Alcantarilla, que han sido financiadas a través de la subvención concedida por el Consejo de Gobierno el pasado 20 de diciembre de 2017, a la Junta de Hacendados de la Huerta de Murcia, titulares de dicho patrimonio, para su protección por un importe de 160.000 euros. En la visita también han estado acompañándoles los concejales de Cultura, Turismo y Festejos, María Luisa Martínez, de Obras y Servicios, Juan Antonio Mata así como el secretario de la Junta de Hacendados de la Huerta, Juan Jesús Sánchez.

Las obras comenzaron a mediados del mes de enero pasado, consistiendo las mismas en la restauración de los elementos arquitectónicos del puente, pilas, paramentos, bóveda, tablero de calzada y pretiles, así como la limpieza y restauración de los elementos arquitectónicos del conjunto de la Noria y el Acueducto, estableciéndose el acondicionamiento del entorno próximo, dotando al conjunto de condiciones de accesibilidad y una mejora estética.

La Noria o Rueda y el Acueducto de Alcantarilla, declarada Bien de Interés Cultural en 1982, están emplazados en la acequia Alquibla o de Barreras, que tiene su toma en el Azud Mayor de la Contraparada, en la margen derecha del río Segura. En 1451 se otorgó por el Concejo de la ciudad de Murcia instalar una noria a continuación de la toma de la acequia del Turbedal, donde se emplaza en la actualidad.

De influencia medieval, la noria estaría inicialmente construida en madera. Existen datos de continuas reformas entre los siglos XVI y XIX y, fundamentalmente, a mediados del siglo XX, cuando la antigua noria de madera se sustituyó por otra metálica, la actual. Esta pieza fundamental del regadío tradicional murciano se encuentra incluida en el recinto del Museo Etnológico de la Huerta de Murcia y fue declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1982.

El acueducto está construido a base de fábricas de ladrillo macizo, que descansan sobre arquerías de medio punto. Se conservan 24 arcos, 22 en el sector sur y dos en el sector norte. Ambas fases del acueducto están separadas por la antigua carretera de Andalucía.

El Puente de Las Pilas de Alcantarilla, Bien Catalogado desde 2016, se encuentra actualmente cerrado al paso rodado y de personas. Se ubica sobre la Acequia Mayor Alquibla o de Barreras, al este del actual núcleo urbano y junto al primitivo emplazamiento de la alquería musulmana de Qantarat Askaba y la antigua población de Alcantarilla, destruida y trasladada con motivo de las sucesivas inundaciones.

Ya en marzo del pasado año, la anterior consejera de Cultura, Noelia Arroyo, anunciaba el compromiso del Gobierno regional, en llevar a cabo estas obras y hoy son ya una realidad. La consejera de Turismo y Cultura, visitó las instalaciones del Museo de la Huerta primero y posteriormente acudió a los exteriores para comprobar las obras realizadas.

La consejera de Turismo y Cultura, Miriam Guardiola, indicó que “la recuperación de una construcción emblemática y declarada Bien de Interés Cultural como es la Noria de Alcantarilla, ya que las ruedas que afortunadamente siguen formando parte del paisaje de nuestros municipios son uno de los principales elementos de la arquitectura hidráulica relacionados con la tradición huertana, que siempre se ha caracterizado por la innovación y el aprovechamiento máximo del agua”, indicó la titular de Cultura.

Al igual que ocurrió con la Noria Grande de Abarán, restaurada en 2016, “la de Alcantarilla ha sido recuperada, no solo en cuanto a la estética, sino también a la funcionalidad”, señaló Guardiola, quien recordó que “el fin último de la recuperación de un bien, la mayor satisfacción que podemos tener, es que ese bien sea de algún modo devuelto a la sociedad y que vuelva a cumplir la función para la que fue creado, garantizándose así además su mantenimiento para las futuras generaciones”.

Esta nueva actuación, añadió la consejera, “evidencia el interés y el trabajo que, desde el Gobierno regional, se realiza para la recuperación, conservación y puesta en valor del patrimonio; unos objetivos que también perseguiremos con el recién anunciado Plan Estratégico de Patrimonio Cultural de la Región, cuyas bases ya hemos presentado y que servirá como hoja de ruta para realizar numerosos proyectos a lo largo de los próximos años, haciéndose una correcta planificación, fijándose prioridades y trabajando en colaboración con los municipios y todos los implicados”.