La Consejería de Familia acoge el mercadillo del colegio de educación especial ‘Eusebio Martínez’

La Consejería de Familia acoge el mercadillo del colegio de educación especial ‘Eusebio Martínez’

Los alumnos ofrecen plantas y flores que han plantado y cuidado en el huerto del centro

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, junto con el alcalde de Alcantarilla, Joaquín Buendía y la concejala de Bienestar Social, Francisca Terol, recibió hoy a los alumnos del Colegio Público de educación especial ‘Maestro Eusebio Martínez’ del municipio, que han organizado el mercadillo de plantas y calendarios que acoge hoy el hall de la Consejería.

En el mercadillo se ponen a la venta las plantas y flores que han cultivado los alumnos, antes organizaron otro, el 30 de noviembre, en la calle Mayor de Alcantarilla, con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Violante Tomás señaló que todo el personal de la Consejería ha colaborado y mostrado su solidaridad con esta iniciativa, denominada ‘Del huerto, a la plaza’.

La consejera aseguró que “de estos niños y jóvenes hay muchos valores que aprender como optimismo, fuerza y afán de superación, entre otros”.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades colabora en el desarrollo de las actividades que programan las asociaciones y entidades sociales con dos objetivos: Fortalecer la participación socio-cultural de las personas con discapacidad y dar mayor visibilidad a su trabajo.

El colegio ‘Maestro Eusebio Martínez’ cuenta actualmente con 33 alumnos, con edades comprendidas entre los 3 y los 21 años, que cursan estudios de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Además, completan su formación y mejoran sus habilidades sociales con el módulo ‘Tránsito para la vida adulta’, en la modalidad agraria, donde los alumnos desarrollan tareas de agricultura y jardinería en el huerto del centro.

El mercadillo ayuda a dar a conocer la actividad que realizan en este módulo, en el que los alumnos siembran, trasplantan y cuidan de semillas, esquejes y plantas para su posterior venta. Además, cuenta con personajes propios de la huerta y con juegos para los más pequeños. Con esta actividad la dirección y los profesores del centro y los padres quieren trasladar los valores que impulsa el colegio, que recuerda que “somos iguales y diferentes” y que las capacidades de cada persona son su seña de identidad.